Zidane: “No me voy a volver loco por perder dos partidos”

Habitualmente el entrenador del Real Madrid, Zinedine Zidane, suele señalar que lo que más le preocupa de su equipo es que “entre bien a los partidos”. Esto, traducido al lenguaje futbolístico, quiere decir que durante los primeros instantes no ocurra nada fuera del plan establecido. Pero a él, en las ruedas de prensa previas a los partidos, se le nota siempre más suelto a medida que pasa el tiempo. Y la de esta mañana en Valdebebas no fue una excepción.

Los que no han jugado al fútbol no lo pueden entender. Yo a veces no jugaba bien, y qué, no pasa nada”

Comenzó el francés defendiendo a Cristiano Ronaldo, uno de los jugadores menos acertados en la derrota ante el Celta en el partido Copa. “El problema que tenéis es que Cristiano siempre va a tener criticas cuando no mete goles”, advirtió. Es curiosa la manera que tiene Zidane de trasladar la responsabilidad a la prensa, porque lo hace con una sonrisa, dulcificando el golpe. “Él está acostumbrado a jugar en una posición diferente”, argumentó consultado por si la nueva ubicación como delantero centro está perjudicando la capacidad goleadora del portugués. “Cristiano está bien, para mí siempre va a ser el jugador que marque la diferencia en este equipo y hay partidos en los que puedes jugar peor, no pasa nada. Los que no han jugado al fútbol no lo pueden entender. Yo a veces no jugaba bien, y qué, no pasa nada, lo importante es seguir trabajando que es lo que estamos haciendo”, completó. Segundo recado, segunda sonrisa.

En todo momento, Zidane quiso dejar claro que la consecuencia de encadenar dos derrotas de forma consecutiva le preocupaba, pero no lo suficiente como para entrar en colapso. “No existe la idea de que no se puede fallar más. Lo que tenemos que hacer es dar el 100 % en cada partido, en cada jugada. Yo he jugado a fútbol y sé lo que puede pasar. Nosotros vamos a dejar esto detrás con convicción. He sentido la presión desde que firmé como entrenador y la he tenido incluso ganando. Pero esto me hace más fuerte, me hace crecer, no tengo miedo a la presión porque es lo que me lleva a hacer las cosas bien, aunque esté en el banquillo y me veáis un poco serio. No voy a volverme loco por perder dos partidos”, resolvió con contundencia el francés.

Consultado por si pudiera ocurrirle a su Madrid lo mismo que le sucedió al de Ancelotti cuando bajo su rendimiento tras la consecución del Mundial de Clubes en 2014, Zidane apuntó rápidamente que no. “No está en mi cabeza. Estamos concentrados en el trabajo, esto es fútbol y sabes que no vas a poder ganar todos los partidos. Esto es como en la vida, hay momentos malos para superarlos y seguir otra vez hacia adelante. En mi mente es solo trabajo pensando que las cosas se pueden hacer mejor”, concluyó.

Acerca del Málaga, su rival de mañana (16.15, beIN LaLiga), Zidane advirtió de su peligrosidad. “Vi muchos partidos del Málaga, y aunque los resultados no son positivos para ellos no significa nada. Es un buen equipo, sabe jugar y mañana sabemos que de todas formas lo que vamos a ver es lo que seamos capaces de hacer porque el rival te lo va a poner difícil”, comentó.