Veto de Trump a refugiados y musulmanes podría resucitar el antiamericanismo