Venezuela activa casas de cambio en frontera con Colombia

Una vez más la improvisación y la desinformación fueron la constante, luego de los anuncios del presidente venezolano Nicolás Maduro, de abrir desde ayer casas de cambio en los estados fronterizos (Táchira y Zulia) con Colombia.

De los ocho locales anunciados, solo uno fue abierto en San Antonio y dos en San Cristóbal, a 42 kilómetros de la frontera.

Solo hasta el medio día los usuarios que aguardaban en las puertas de la entidad Ital Cambio fueron informados sobre el procedimiento a seguir, a través de la página web: www.Italcambio.com, según lo indicado las casas de cambio operarán en base a una relación de cuatro pesos colombianos por un bolívar, lo que sitúa la conversión en aproximadamente 750 bolívares por dólar.

Para que los venezolanos puedan comprar o vender pesos, deben solicitar una cita a través de la página oficial de Italcambio, y consignar una serie de documentos para poder realizar el canje: original y copia de cédula de identidad, copia del RIF, un recibo público a nombre del comprador y la última declaración del ISLR, requisito que resalta la página al momento de pedir la cita. Solo personas naturales podrán adquirir pesos colombianos en las casas de cambio.

Estas casas de cambio, enmarcadas en el Decreto de Emergencia Económica que Maduro aprobó en la rendición de la Memoria y Cuenta, nacieron como una medida para “combatir la guerra económica que mafias criminales en contra del signo monetario venezolano” de acuerdo al gobernador de Táchira, Jose Gregorio Vielma Mora.

Los venezolanos no le tienen fe a la medida

La medida gubernamental no ha tenido la mejor acogida por parte de los venezolanos, quienes consideran que las referidas casas de cambio se convertirán en “un nuevo foco de corrupción” que el gobierno venezolano ha implementado, aseguró Humberto Sabogal, coordinador de la Comisión Evaluadora del fronterizo municipio Bolívar.

El funcionamiento de las nuevas casas de cambio fronterizas no mejorará en nada la economía de la zona y al contrario de lo que se propone el gobierno venezolano, producirá un estancamiento de la economía, precisó el analista financiero y abogado internacionalista Arnaldo Gutiérrez.

“Deben tener una fórmula mágica o esperan un milagro porque las tasas de cambio no las pone un decreto presidencial sino el valor del mercado. En Venezuela existen dos tipos de cambios oficiales, sin embargo el valor de la moneda es el que impone el mercado paralelo”. Señaló Gutierrez.