Usar la vía como baño público y no recoger el excremento de sus mascotas ahora le puede costar caro