Selección brasileña rechaza al Maracaná