OIM pide que LATAM y UE contribuyan tras el veto de Trump y abran las puertas a los refugiados

Ginebra, 31 ene (EFE).- La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) expresó hoy su “enorme preocupación” por la situación de los refugiados más vulnerables a raíz del veto de EEUU y sugirió que otras naciones, de la UE o América Latina, muestren ahora la apertura necesaria para acogerlos.

El director de Comunicación de la OIM, Leonard Doyle, señaló en rueda de prensa que el veto se revisará en 120 días y, tras recordar que muchos han levantado su voz en contra, comentó que “es probablemente el momento de que otras naciones muestren la apertura que EEUU ha mostrado durante la última década”.

Mencionó en concreto a los países de América Latina, Asia y la Unión Europea.

“Si pensamos en la vulnerabilidad de esta gente (…) ayudémosles”, pidió Doyle.

El pasado viernes, el nuevo presidente de EEUU, Donald Trump, firmó un decreto por el que suspendía la entrada en el país de todos los ciudadanos de Irak, Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia y Yemen (incluidos aquellos con permiso de residencia en EEUU) hasta que se adopten nuevos procesos de escrutinio.

En el mismo decreto, suspendió la acogida de refugiados durante 120 días.

El portavoz de la OIM dijo que, aunque está preocupada, la organización respeta “el derecho de cualquier país de decidir quién entra por sus fronteras y el papel de EEUU como modelo” en la acogida de refugiados, dado que ha sido “extraordinariamente generoso” en las últimas décadas.

En los últimos años, EEUU ha sido uno de los países que ha admitido más refugiados para su reasentamiento, junto con Canadá, Australia y los países nórdicos, según fuentes de la ONU.

El portavoz cifró en 19.000 los refugiados sirios reasentados en EEUU desde 2014.

Pero admitió que la OIM está “enormemente preocupada”, sobre todo por los refugiados “vulnerables que ya han pasado por todo el proceso, por los escrutinios de seguridad de numerosas autoridades relevantes, chequeos médicos y la orientación cultural”.

Estas personas, añadió el portavoz, “quizás tras cuatro años de espera y haber estado durante dos décadas en campamentos, han vendido ya sus pertenencias y devuelto las tarjetas de raciones alimentarias, solo para recibir en el último momento la noticia de que no podrán ir” a EEUU.

En el proceso de escrutinio y chequeos de seguridad para el reasentamiento en EEUU “es muy concienzudo y puede tomar hasta dos años”, recordó por su parte la portavoz del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), Vannina Maestracci.

Los refugiados que “entran en EEUU son las personas más escrutadas del mundo”, destacó.

El ACNUR, que participa también en el proceso de escrutinio inicial, calcula que solo durante esta semana estaba prevista la llegada de más de 800 refugiados a EEUU.