Edición Online
Julio 25 de 2014
Región Caribe: 03:57 am

Dionisio Vélez vs. María del Socorro: esa es la pelea. Análisis.

 

La lucha para la Alcaldía de Cartagena parece que finalmente será entre dos: Dionisio Vélez y María del Socorro Bustamante.

Las demás opciones tendrán escaso juego electoral, aunque pretenderán copar atención mediática.

Frente a unas elecciones atípicas, las decisiones políticas son rápidas y dinámicas. Miguel Navas creía que tenía en el bolsillo el aval de su Partido Conservador, y los dirigentes azules en Cartagena le tiraron la puerta en la cara y se fueron para la casa de Dionisio Vélez, que ya cuenta con el aval Liberal. Se parece a los viejos tiempos del Frente Nacional.

Rápida fue la movida, días antes, de María del Socorro Bustamante, que no solo obtuvo el aval de su partido Cambio Radical, sino que reclutó al “ala enemiga” de esa colectividad en Bolívar, la del ex senador Javier Cáceres. Ahora son una gran familia, dejando viendo un chispero a Jorge Mendoza Diago, que fue gobernador encargado de Bolívar gracias, precisamente, al apoyo de ala Cáceres.

Navas y Mendoza ahora tienen que salir a buscar un aval de emergencia, porque el tiempo apremia y se acaba el plazo para inscribir candidaturas.

Los pataleos que puedan dar, tanto en acciones legales como en descalificaciones públicas, no dejan de ser eso: pataleos, pues los hechos políticos ya están configurados.

Pero así obtengan un aval, de esos que se consiguen en los clasificados, bien sea del ASI –el que avaló a Campo Elías- u otro partido de garaje, su opción de lograr la Alcaldía de Cartagena entra en la lista de milagros que se encomiendan por estos días a la Santa Madre Laura.

El otro candidato que aparece es desconocido Wilson Borja, quien no desaprovecha micrófono para recordar que es del barrio San Diego. En otras palabras, tiene que acordarse a todo minuto que es cartagenero, evidencia suficiente para concluir que está totalmente desconectado de la realidad local. La prueba está en que no hay ningún registro de presencia suya en alguno de los recientes capítulos políticos de Cartagena en los últimos 30 años. ¿Su cédula estará inscrita en Bogotá o en Cartagena?

Seguramente obtendrá el aval del Polo Democrático, partido especializado en diagnosticar y criticar, pero también en demostrar que cuando llega a un gobierno es para hacer todo lo que critica: clientela y corrupción. La prueba reina está en el caso del alcalde de Bogotá, Samuel Moreno, preso por el carrusel de la contratación con los Nule, Tapia, Gómez y demás transgresores del Código Penal.

¿Quién más? Toda elección siempre tiene un loquito, que sirve para darle ese toque humorístico y ridículo a la campaña. A veces gana, como Campo Elías.

No queda duda que las preferencias electorales se polarizaran en torno a Vélez y Bustamante.

La “gorda” como le dicen sus seguidores, es un verdadero peso pesado de la política, tiene maquinaria y capacidad financiera para llegar. Fue concejal, antecedente que no siempre es un halago para la hoja de vida.

Aunque se pensaba que podría ser fórmula para la Cámara de la Senadora Dayra Galvis, optó por volver a pretender la Alcaldía, sin duda un mejor lugar político.

Tener la Alcaldía, así el presupuesto del 2013 lo encuentre arrasado, será un factor determinante para las venideras elecciones para Congreso, Gobernación, Alcaldía, Concejos y Asambleas. Mejor dicho, quien tenga la Alcaldía escogerá sucesores.

Dionisio Vélez parece haber aprendido de los errores e ingenuidades de la campaña pasada, donde obtuvo un elogioso tercer lugar. Parece que aprendió a ser político, tanto así que ya tiene “enmuñecados” a liberales, conservadores, independientes y otros más, que seguramente irán llegando a sus huestes al verle cara de ganador.

Eso es. Dionisio tiene cara de ganador, y eso es un tesoro en política. Pero por más rostro victorioso, ganarle a María del Socorro requerirá todo esfuerzo. Esa es la pelea.

¿Te gustó este artículo?

Compártelo con tus amigos o realiza tus comentarios


Este es un espacio para la construcción de ideas. El objetivo es abrir una ventana al debate, las críticas constructivas y las ideas que nos permitan construir un mejor país. Invitamos a nuestros usuarios a que sus comentarios respondan a argumentaciones sustentables y no a insultos, buscamos que las personas que participen se centren más en los hechos y las acciones.