Luego del nuevo deslizamiento, se podría habilitar el carril de descenso de la autopista Medellín – Bogotá