Los niños con asma tienen un mayor riesgo de obesidad infantil y adolescente