“La derrota de Sevilla nos hizo daño” Casemiro

El pitazo final coincidió con el apagón de los calefactores del techo del Bernabéu, un bajón de temperatura de 12 grados de golpe. El Bernabéu hace tiempo no se vaciaba tan rápido. Zidane entró sin abrigo a la sala de prensa, más serio que el domingo por la noche en Sevilla, tras perder también en el tramo final. El golpe sufrido durante la copa, siendo reparable, le dejó en la lona al entrenador, crítico con el perezoso despertar de los suyos.

«Algo pasa, nos faltó intensidad al principio», lamentó el francés, enfadado por el resultado y, sobre todo, por la imagen de su equipo, sin fluidez en ataque ni eficacia en defensa, apático por momentos e inocente en algunas perdidas de fatales consecuencias. Ni la sacudida táctica en los últimos minutos alteró la dinámica, congelado el Madrid en su mal miércoles. No hubo ni siquiera los arreones desesperados de los últimos minutos.

“Son capaces de todo”

El Celta acabó el partido en campo ajeno, más cómodo que preocupado, mientras al Madrid le consumía la resignación. Piernas pesadas y cabeza con la pólvora mojada, como si en el Pizjuán se hubiera dejado algo más que la excepcional racha de 40 encuentros sin doblar la rodilla. En cuatro días, dos derrotas, las dos graves, aunque la de ayer con una posible salida. Y es que la historia se repite solo que con diferente actor. Con Ancelotti, después de 22 victorias seguidas, encajaron tres derrotas en fila (amistoso ante el Milan, Mestalla en Liga y Calderón, Copa). «Tenemos enfrente al Madrid, no lo olviden ustedes. Son capaces de todo», advirtió Eduardo Berizzo sobre el favorito ahora para entrar en semifinales.

Zidane, con mala cara, también quiso mirar a Vigo, miércoles próximo (21.15 h.), goleada a domicilio o adiós a la Copa. «Tenemos una vuelta. Sabemos que podemos ir ahí y podemos cambiar este resultado. Tengo que buscar la solución», se pidió, reconociendo cierta sorpresa por el bajón inesperado de los suyos, blandos de inicio y de cristal al empatar. «Fue un partido raro, no hicimos lo que habíamos preparado. Puede pasar, después de una derrota como la de Sevilla. Hemos tenido dificultades para entrar en el partido. Ahora yo voy a analizar. Lo bueno es que hay un encuentro ya en Liga», comentó con ganas de volver a saltar al Bernabéu, el sábado ante el Málaga. Sólo la victoria despejaría esta nube gris que ha nublado al Real Madrid.

“El Madrid no puede perder nunca”

«El Madrid no puede perder nunca. El partido de Sevilla nos ha hecho daño, jugamos bien y perdimos», recordó Casemiro. Su técnico habló en la misma dirección. «Es verdad que perder en Sevilla nos ha molestado y luego se descansa peor, pero no hay excusas, somos el Real Madrid y esto lo vamos a superar», dijo.

A los blancos no les queda más remedio ahora, si quieren continuar en el viaje copero, que remontar en Balaídos, misión con aires de hazaña según dice su historial. Jamás se clasificó tras perder 1-2 en la ida, en ningún torneo a doble partido (datos de @MisterChip). De hecho, el Madrid sólo ha superado tres de 15 eliminatorias después de caer en casa. La última en 1970.