La apuesta de Fernando Alonso, pasaporte internacional para la IndyCar