Sergio Jaramillo: “El proceso de paz en Colombia aguantará los cambios en EEUU”

El alto comisionado de paz aseguró hoy que entre Colombia y EE.UU. “hay una relación muy sólida y estable que aguanta estos cambios de administración”.

El alto Comisionado para la Paz del Gobierno colombiano, Sergio Jaramillo, aseguró hoy que “hay interés de Estados Unidos en continuar apoyando el proceso” de paz en Colombia y que entre ambos países “hay una relación muy sólida y estable que aguanta estos cambios de administración” en EE.UU.

Desde Barcelona, a donde llegó para participar en el seminario “Colombia: el proceso de paz”, el alto comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, se refirió a la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca y aseguró que sin importar las diferencias ideológicas obvias que existen, Estados Unidos seguirá brindando su apoyo a Colombia y al proceso de paz. “Más allá de las diferencia ideológicas obvias que hay entre las administraciones Obama y Trump, Estados Unidos seguirá apoyando el proceso y a Colombia”, dijo el alto comisionado en una entrevista a la agencia de noticias EFE.

Para Jaramillo, la relación entre ambas naciones ha sido estratégica y ha dejado buenos frutos pues  “Colombia se convirtió tal vez en el principal aliado de EE.UU. en la región en temas de cooperación regional y de seguridad, de no solamente recibir, sino también de dar, y así llevamos por lo menos una década”, sostuvo.

Al hacer referencia al proceso de paz con las Farc y los avances en la implementación del acuerdo de La Habana, el alto comisionado fue enfático al señalar que el proceso  “no terminó con el acuerdo, sino que comenzó con el acuerdo, y así como los años de negociación en La Habana fueron duros y difíciles, no son nada en comparación con lo que es llevar eso que escribimos en el papel a la realidad, y en eso estamos (…) No va a ser el gobierno el que finalmente construya la paz, van a ser los colombianos. Necesitamos que todas las fuerzas de la sociedad participen -universitarios, empresarios, la Iglesia, es lo que estamos promoviendo”.

 De acuerdo con Jaramillo, uno de los obstáculos para el proceso de paz e incluso para el plebiscito con el que se buscaba refrendar el acuerdo suscrito con las Farc en Cuba fue que hubo  intereses electorales que impidieron que se diera un gran consenso nacional, por lo que el gran reto ahora es  “avanzar mucho en la implementación para que pase lo que pase en 2018 -año de elecciones presidenciales- el proceso sea realmente irreversible (…) Lo que tratamos de crear fue un nuevo modelo de construcción de paz en Colombia basado en una muy fuerte participación ciudadana, y lo que necesitamos ahora es movilizar no solamente a las comunidades en esas zonas más apartadas y golpeadas por el conflicto, sino a todo el potencial de la sociedad para que coja las riendas del proceso”.