James y Marcelo pisan el césped durante el entrenamiento del Real Madrid