Gobierno se lava las manos: “Será la Dimayor quien apruebe equipo de fútbol de las FARC”

El ministro del Interior de Colombia, Guillermo Rivera, aseguró hoy que si las FARC desean tener un equipo profesional deberán hacer una solicitud a la División Mayor del Fútbol Colombiano (Dimayor) después de que terminen su proceso de desmovilización.

“Luego del 15 de agosto (…), las FARC podrán empezar a interactuar al interior de la sociedad colombiana y frente a ellos caben las reglas previstas por el Estado colombiano para los asuntos públicos como por parte de las organizaciones privadas como la Dimayor”, dijo Rivera a periodistas.

La guerrilla firmó un acuerdo de paz con el Gobierno colombiano el pasado 24 de noviembre y actualmente cerca de 7.000 guerrilleros se encuentran reunidos en 26 zonas veredales transitorias de normalización (ZVTN) dentro de su proceso de desmovilización.

En ese sentido, señaló que después de que terminen su reincorporación a la vida civil la decisión de aceptar el equipo de fútbol de las FARC corresponderá a la Dimayor y no al Gobierno colombiano.
“Esa es una decisión que corresponde a la Dimayor, eso no es un asunto del Gobierno. Lo que sí es importante es que los colombianos nos vayamos acostumbrando a que las personas que portaron las armas, que estuvieron contra el régimen constitucional ilegal vigente pues ahora empezarán su condición de ciudadanos desarmados”, añadió.

El líder guerrillero Félix Antonio Muñoz, alias “Pastor Alape”, aseguró hoy que las FARC sueñan con tener un equipo de fútbol que les permita enviar un mensaje de esperanza y reintegración a quienes viven en las barriadas pobres y zonas marginales de Colombia.

Sin embargo, explicó que es una situación muy compleja, puesto que las normas de la Dimayor exigen que los clubes tengan para el año próximo un equipo masculino, otro femenino y varios en categorías inferiores para poder competir entre los profesionales.

Además, es necesario que dispongan de un estadio que reúna las condiciones de seguridad exigidas internacionalmente.

Eso supone en total, según los cálculos de “Alape”, unos diez millones de dólares que aseguraron no tener.

EFE