Gobierno colombiano rechaza muertes y amenazas sufridas por líderes sociales