Bombardeo del Ejército de Nigeria a un campo de refugiados en el país, deja al menos 52 muertos y 120 heridos

Unas cincuenta personas, población civil y trabajadores humanitarios, fallecieron este martes tras el bombardeo por error por parte de un avión de combate nigeriano de un campo de desplazados cerca de la localidad de Rann, en el noreste de Nigeria, según ha reconocido el propio Gobierno nigeriano. La organización Médicos sin Fronteras, que movilizó varios equipos al lugar de los hechos, aseguró en un primer balance que había al menos 52 muertos y 120 heridos. Entre los fallecidos hay seis trabajadores del Comité Internacional de la Cruz Roja, según ha confirmado esta organización.

El general de división Lucky Irabor, comandante en jefe de la operación Lafiya Dole que se está desarrollando en contra de los rebeldes, admitió este martes en rueda de prensa el error cometido por su propia Aviación. “Esta mañana recibimos un informe sobre la reunión de terroristas de Boko Haram alrededor de Kala Balge. Coordiné y ordené que el componente aéreo de la operación debía ir y abordar el problema. El bombardeo se llevó a cabo pero desafortunadamente resultó que había civiles en la zona que se vieron afectados. Es inquietante, ha habido muertos y heridos”. El Comité Internacional de la Cruz Roja asegura que en esta zona hay unos 25.000 desplazados internos por la violencia de Boko Haram.

“Desafortunadamente, el ataque se llevó a cabo pero otros civiles que estaban en los alrededores de la zona se vieron afectados”, aseguró el comandante.

El campamento de desplazados internos de Rann se encuentra situado muy cerca de la frontera con Camerún, en el estado norteño de Borno, uno de los objetivos habituales del grupo yihadista Boko Haram.

Boko Haram ha matado a más de 20.000 personas y ha obligado a más de 2,5 millones a huir de sus hogares desde que empezó su actividad terrorista en 2009.

Los yihadistas han sufrido numerosas derrotas desde que Nigeria, Chad, Camerún y Níger decidieran crear una fuerza multinacional para coordinar una ofensiva alrededor del lago Chad, zona fronteriza de los cuatro países.

Por su parte, MSF pidió a las autoridades que pongan todas las medidas en marcha para facilitar la evacuación de emergencia de los heridos.

“Nuestros equipos médicos y quirúrgicos en Camerún y Chad están listos para tratar a los pacientes heridos”, añadió la organización.