Tesla, un camino de espinas como de esperanza