El Barça hace lo mínimo para superar a un rival sin ambición