37 muertos en Kirguizistán al caer un avión de carga sobre unas viviendas

Aunque desconocen las causas del accidente, las autoridades ya han descartado un atentado terrorista y han apuntado a una falla humana como la causa más probable.

Al menos 37 personas, entre ellas seis niños, murieron este lunes al estrellarse un avión de carga Boeing 747 de ACT Airlines procedente de Hong Kong cuando se aproximaba al Aeropuerto Internacional de Manas, ubicado al norte de la capital de Kirguizistán, Bishkek, para intentar aterrizar.

El avión se precipitó en una zona residencial próxima al aeropuerto, destruyendo al menos 15 casas. Cuatro fallecidos pertenecían a la tripulación de la nave, que hacía el vuelo 6491, y el resto son ciudadanos de la localidad.

“Han muerto 31 personas, incluidos los cuatro miembros de la tripulación.En el lugar del siniestro se han encontrado fragmentos de cuerpos de otros nueve fallecidos”, dijo el ministro en unas declaraciones confusas recogidas por la agencia Interfax.

 El avión “se dio la vuelta al precipitarse y se partió en tres o cuatro partes.Los fragmentos de los cadáveres de las víctimas están esparcidos por todo el perímetro”, dijo a su vez el viceprimer ministro kirguís, Mujammetkaliy Abulgazíyev.

Más de mil operarios, entre servicios de rescate, policía, militares y personal del aeropuerto, trabajan en el lugar del siniestro.

“Según datos preliminares, la versión de un atentado terrorista se descarta. Lo más probable es que el siniestro se deba a un fallo de pilotaje”, apuntó Abulgazíyev.

La Fiscalía general de Kirguizistán ha abierto una investigación penal para aclarar las circunstancias de la tragedia.